Bienvenidos
Middleburg 2015


Middleburg la hermosa ciudad, no sólo ofrece la solemnidad de sus construcciones, y esa mezcla de tradición y modernidad, sino que ofrece un mundo oculto para la mayoría de los ojos humanos. El mundo del Ocaso. El mundo de los servant.

Humanos y servant conviven con normalidad, la mayor parte de los humanos no los pueden ver, aunque son capaces de sentir sus presencias, sin embargo, hay ciertos humanos que han nacido con un don especial para verlos; muchos de estos humanos pierden este don al ir creciendo, quedando latente, sin embargo, muy pocas veces logran despertarlo.

Por otro lados, otros humanos trabajan este don especial para verlo, además, de tener el poder mágico, y logran no sólo verlos, sino, que logran hacer pactos con ellos. Es como tocar el lo que hay más allá del espejo, cuando esto pasa, es una sensación extraña en el pecho, cuando el pacto surge y revienta con violencia.

Sólo cuando sucede el pacto entre el summoners y el servant, este puede manifestarse en el mundo real. Y ahí, comienzan los problemas.


Fecha y Periodo
Enero 2015 ✖ Marzo 2015
El tiempo en Middleburg es muy variado pero la mayor parte del tiempo la ciudad está nublada ya que está situada en el centro de Inglaterra. En los meses de invierno hace mucho frío y llueve.
Últimos temas
» Tokyo Ghoul Rol {Apertura - Normal}
Lun Mar 09, 2015 3:01 am por Invitado

» Capítulo I : La Puerta al Invierno
Miér Mar 04, 2015 2:33 am por Yukiko-hime

» ✖ Búsqueda de ROL
Mar Mar 03, 2015 9:49 pm por Faeledhel

» Manzanas en el árbol. [Libre]
Lun Mar 02, 2015 10:34 pm por Erendil Finwë

» Dedicale una frase o piropo
Lun Mar 02, 2015 7:21 pm por Ezra

» ✖ Registro de Raza - Rango
Lun Mar 02, 2015 1:08 pm por Matthew Starks

» ✖ Registro de Avatares
Lun Mar 02, 2015 1:06 pm por Matthew Starks

» ✖ Registro de Trabajo y Líderes
Lun Mar 02, 2015 1:05 pm por Matthew Starks

» Matthew Starks, the laughin' magician
Dom Mar 01, 2015 11:28 pm por Admin

Noticias importantes
20 de febrero, se hace el primer resumen de Hechos importantes, la trama comienza a moverse.
16 de Febrero, apertura del foro. Bienvenidos jugadores.

¿Sabías qué?


Capítulo I : La Puerta al Invierno

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Miér Feb 18, 2015 10:01 am

3 de Enero 2015
Invierno
Ropas:

Ya era el tercer summoner que llegaba al borde de la muerte, había sido traído por su servant, el pobre estaba desesperado, el summoner estaba apunto de morir y llegó con él a las puertas del jardín y ahí se derrumbo, sus fuerzas estaban al límite también, y si continuaba de esta manera, se tranformaría en un alma errante. Yukiko estaba en el jardín, sentada cerca de de uno de los cerezos que estaban cargados con la nieve que había caído durante el día, el sol ya no estaba y de ahi  la tranquilidad, sin embargo, sus sentidos los habían escuchado apenas llegaron a las cercanías del jardín.

Los salió a recibir,  y tomó entre sus brazos al muchacho, no tenía más de 18 años, seguramente hace poco había entrado a una de las logías, y su servant estaba desesperado, apunto de largarse a llorar, Yukiko los hizo pasar al templo, y ahí atendió al joven herido, curó sus heridas,  y lo dejó descansar, el muchacho debía recuperar su fuerza vital y algún tiempo en aquel lugar, le ayudaría. Dos chicas que se encargaban de atender a los heridos fueron con el joven que quedó con una muchacha y un anciano, los dos también habían llegado en estado deplorable.

Yukiko  buscó respuestas con el servant, el estar en el templo lo ayudaba a revitalizarse, demás, ella no lo ayudaría con el placer, que era un alimento demasiado nutritivo para los servants, un pequeño secreto que sólo algunos sabían, sin embargo, por como era mirado por una de las jóvenes  summoners que habían en aquel lugar, no le extrañaría.

Supo que había un servant poderoso, que había acabado con algunas sombras nocturnas, - lo que traería problemas con los sidhes de seguro- y  que estaba buscando servarnt para consumirlos. ¿quién podría ser aquel que necesitaba tanto poder?. La yuki onna dejo descansar al servant y se fue al altar en donde comenzó a hacer sus oraciones, recordaba sus costumbres como sacerdotisa shinto, era algunas de las cosas que conservaba desde su nacimiento.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Jue Feb 19, 2015 1:05 am

Mew:
Apariencia:

Los humanos que recorrían la avenida 47, no parecieron percatarse que un gato había atravezado un mugriento charco de agua sucia semi-congelado que yacía en el suelo de la vereda. Los humanos solían convencerse a si mismos que si algo no se podía explicar con su lógica científica, entonces no existía o era una ilusión. Ezra solía aprovecharse de esta inocente cualidad mortal para usar algunos de sus poderes, no creía que ninguna persona cuerda iría a imputarle algo un gato.
Esperó a que la luz cambiara sentado en el borde de la vereda sintiendo el helado pavimento en sus felinos cuartos traseros, unas chicas de secundaría lo señalaban y chillaban al ver lo atento que estaba cuando cruzaba al aparecer la luz verde. Antes que alguna de ellas se le ocurriera acariciarlo, agarrarlo o seguirlo, apresuró el paso como si de su pellejo se tratase. No había peor martirio para alguien que estaba apurado que un grupo de desconocidas lo toqueteara, o al menos esa era su humilde opinión.

Después de caminar dos cuadras, logró llegar a su destino, se escabulló tras las rejas heladas del parque y se dirigió rápidamente a su sección predilecta, el jardín japonés.

La vio sentada en el suelo frente al altar, le pareció raro que no lo esperase, dado a que siempre era tan puntual. Se acercó a ella y trasformándose en su forma humana se sentó a su lado en posición de seiza. Antes de cerrar los ojos y meditar a su lado, aprovechó a mirarla con mas detenimiento, también aquel ambiente, tan poético y armonioso, la nieve caía suavemente tan blanca como su piel, tan aparentemente suave como la seda de aquel kimono que cubría su femenino cuerpo. Quien no supiera nada de ella creería que estaba loca al usar esas ropas tan finas, pero el sabía que el frío no tenía el mismo efecto en ella, también sabía y le halagaba que ella usase aquella prenda, ese kimono había sido un regalo de el, uno de esos que cada tanto le gustaba regalar sin razón.

Inspiró profundamente con una sonrisa en sus labios, con ella se sentía tan bien. Colocó sus manos sobre sus rodillas y mirando al frente, agradeció estar vivo, la presencia de su amiga aquella noche y que el mundo no se había ido al carajo aún. De repente todo rastro de felicidad y tranquilidad cayó a sus pies, el no solo venía a su cita mensual con su colega y amiga, habían un par de preocupaciones mas en su mente unas un tanto caóticas. Frunció el entrecejo y aún con los ojos cerrados inspiró mas profundamente para poder calmarse, no quería arruinarle la noche a su querida Yukiko.
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Jue Feb 19, 2015 1:43 am

Había olvidado que su líder iría a verla como todos los meses, y si bien nunca comprendió esa costumbre, pero él insistía y como no era del todo molesto, Yukiko se lo permitía y participaba, aunque no habían sido pocas veces las que le dijo que era una pérdida de tiempo, y que si pasaba algo, ella se lo comunicaría, pero él insistía, desde que había llegado a ese mundo, Erza se empecinaba en mantener ese lazo, que antes, no era tan constante, con la joven en el mundo blanco,era poco lo que se veían, con ella sirviendo a la diosa, él solo la podía ver algunas veces.

Pero Erza llegó, y se sentó a su lado, Yukiko llevaba el kimono que le habia regalado, pero ella se dijo que sólo había sido coincidencia, no reconocería que los días en que se veían, se preparaba especialmente, para verse más bella. La mujer ladeó su rostro luego de terminar sus oraciones, el incienso estaba encendido y su aroma los envolvía, a pesar de estar al aire libre.

- Erza-sama - no se voltea hacia él - hay dos summoners heridos en el templo,las jóvenes están atendiéndolos, una criatura está suelta en la cuidad, la he intentado localizar, pero es escurridiza, hace dos días, mató a una chica, y consumió a dos servants, mas nadie sabe nada, solo que está consumiendo energía a raudales, temo que siga con los humanos, ya mató a dos sombras nocturnas, el rey de los Sidhes debe estar inquieto, seguramente nos buscará - funció sus labios, y se giró hacia él.

- adentro hay té y bocadillos, ¿gusta? - se puso de pie, y esperó a que se moviera, para llevarlo dentro del templo, ahí, una mesa aguardaba con la tetera caliente de cerámica, y dos tazas del mismo material, además de algunos dulces. Yukiko lo invita a sentarse, y le sirve las tazas.

- ¿sabe algo, Erza-sama?... estoy preocupada, buscaré a esa criatura, debe ser un enviado del caós - lo mira a los ojos, y le regala una suave sonrisa, Erza ya había logrado calmarla, todo un mérito, la yuki onna, solía ser muy servera, con todos.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Jue Feb 19, 2015 2:55 am

Inclinó su cabeza hacia delante hasta que su frente tocó el suelo, de esta manera sintió como la gran mayoría de sus problemas se hacían mas ligeros. Le gustaba mucho la energía de ese lugar, le hacían sentir mas vivo. Sin embargo, las heridas de la anterior batalla lo habían dejado exausto.

Asintió respetuosamente a cada cosa que decía y con la mirada cansada sobre ella, se levantó con un poco de dificultad y la acompañó a donde ya sabía que la dama tomaba el té - Le agradecería un té de menta como siempre, aunque diría que paso con los bocadillos.. - Su cuerpo no estaba en tan buenas condiciones. Superficialmente no parecía herido, aunque si alguien era capaz de ver cuando Ezra escondía algo esa era aquella dama que estaba plantada frente a el. Pudo ver que lo miraba desconfiada ante su extraña actitud, el lider de priorato jamás decía que no a un dulce. Para que se quedara un poco mas tranquila Ezra colocó su mano en su antebrazo en un gesto de confianza ya ganada hace años. - Preferiría que estuviesemos tranquilos para poder contarte lo que sucedió... -Pero antes de que ella pudiera decir algo mas, su tono tranquilo y amable se volvió un poco mas duro y autoritario, casi posesivo. - Tu no buscaras a nadie... No permitire que te haga daño.. - Al ver la expresión de pocos amigos de la chica terminó con el tono calmo con el que hablaba siempre.- Cuando veas lo que me hizo lo entenderas bella.. Tomemos té.

Se sentó a su lado, la decoración de esta habitación era sencilla pero hermosa, se notaba que tenía un toque de Yukiko. La notaba un tanto curiosa, pero antes de empezar bebió un sorbo de te caliente que le reconfortó por dentro.

-Lo siento Yukiko, siempre traté que nuestras reuniones fuesen lo mas armoniosas posibles... - Dejó el té sobre la delicada mesita y la miró con una expresión dulce, una que no dejaba ver a mucha gente- Tuve una reunión con los líderes hace tres noches y decidimos cazarlo por nosotros mismos. Creímos acorralarlo, batallamos contra el nosotros, y algunos leales compañeros.. y justo cuando lo tenía bajo mi espada me lanzó un hechizo que no he visto jamás... -. Ezra parecía aún incrédulo a pesar de que el dolor de su torzo era demasiado real. - Necesitó tocarme para que me afectara.. Un lider caster, uno de los mas antiguos que habían allí logró ver lo que me había hecho, yo no lo veo, pero lo siento... He sobrevivido muchas batallas para saber que este dolor no es normal..   -. No dejaba de mirarla, su semblante era estoico a pesar del significado que tenían sus palabras. - Solo confío en tí para esta tarea...

La verguenza se veía en su rostro, no faltó decir que por su culpa se había escapado... Y que tambien era su culpa aquellos ataques, por esto también le había costado tanto ir en su ayuda.

Se apartó de la mesita y de ella unos centímetros. El no sentía que fuera un atrevimiento lo que iba a hacer, sentía la suficiente confianza en esa mujer, ya lo había curado otras veces en peores situaciones. Se quitó la chaqueta y luego la camisa azul oscuro dejando ver su escultural torso desnudo, a ojos mortales eso era, un torso. Pero Ezra tenía la certeza que Yukiko vería mas allá.
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Jue Feb 19, 2015 11:27 am

La servant quedó sorprendida, perpleja más bien cuando él le ordenó que no buscara a aquella criatura, Yukiko respingó la nariz, y cuando pasó el estupor, la chica se molestó, encrespó los puños, pero no dijo nada hasta que se sentaron e incluso así, no dijo nada más, lo dejó hablar, contar sobre que lo habían capturado, pero eso era imposible, tenía a los heridos que habían llegado ese mismo día, así que los líderes estaban equivocados, sin embargo saber sobre el hechizo la extrañó, había sentido un mal olor, como a podrido, pero no imaginó que podría ser su compañero.

Erza se sacó la chaqueta ante el silencio parsimonioso de compañera, que tenía entre sus dedos la taza de té de menta, como a él le gustaba, y que compartían, aunque ella le gustara más el de frambuesa.

Levantó la vista y vio la marca, su piel se estaba resquebrajando la herida se había extendido hasta sus hombros, y podía verlo. Yukiko palideció y se puso de pie, dando la vuelta para ver su espalda, a cada paso que daba, la angustia aumentaba y cuando vio la herida, ella pegó un pequeño gemido de miedo, llevando sus manos a sus labios, la herida estaba pudriéndole la piel, se veía la marca de la mano, donde estaba negra, y el resto enrojecido, se estaba pudriendo.

- es un hechizo de pudrir carne...- susurró, y se agachó para ver mejor la herida, sólo en sacrílegos de alto poder había visto un hechizo así - debo tratarte cuanto antes, o te matará y te volverás una alma gris, si estuvieras vivo, te volverías un zombie - Tomó su mano y lo sacó corriendo, lo llevaba a arrastra hacia los baños, y pidió a las jóvenes que buscaran hierbas para tratar heridas, ella tenía que limpiar la piel, raspar la piel muerta, era una herida muy difícil.

En el baño, lo hizo sentarse en un banco de madera, y comenzó a echar agua en él, era agua bendita, ahora la herida ardería, el agua bendita limpiaría la maldición, necesitaba un hechizo de levantar maldición.

- Erza-sama, no lo capturaron - le dijo mientra lo limpiaba - el servant que estaba atacando, atacó hoy mismo, en la habitación de recuperación están los dos summoners heridos, llegaron casi moribundos, no sé que han capturado, o destruido, pero no es el que ha estado produciendo tantos males - sigue limpiando, se debe arremangar su kimono, pero no se lo saca ni cuida de mancharlo, estaba demasiado preocupada por su amigo, su voz, incluso, suena temblorosa, ver esa herida la había asustado, y la idea de perderlo se le hizo terrible.

- Erza-sama... debe tener cuidado...- se mordió el labio inferior, pero él no podría verlo, su mano se puso en la base de su espalda, y comenzó a sanarlo, hizo muchos hechizos, uno tras otro, Erza sabía que estaba ocupando todas sus energías en ese tratamiento.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Vie Feb 20, 2015 4:44 pm

- Es bueno no estar vivo - Bromeó con ella muy a pesar de su condición y que el humor de su amiga no era el mas adecuado para hacer bromas. Su intención era sacarle una sonrisa, pero al parecer la preocupación de Yukiko era mas grande que su simpatía en ese momento.

Recorrió con ella los pasillos como un fantasma, se sentía un tanto débil. Ya en el baño las tímidas jóvenes colocaban hiervas y ungüentos  en la piel del líder de priorato. Ninguna de ellas mantenían contacto visual con Ezra, enseguida el las miraba o intentaba darles las gracias por sus atenciones ellas bajaban la mirada o asentían con la cabeza. El valoraba mucho su ayuda, pero eran tan distintas a Yukiko, su amiga era una mujer fuerte y de corazón noble, un tanto rebelde, pero eso aportaba cierta cuota de diversión a su amistad. Verla así tan preocupada por el le hizo sentir agradecido, pero también un poco culpable. No le gustaba ver esa expresión de tristeza en sus ojos, quería tranquilizarla, pero se sentía muy débil y probablemente a la chica le daría asco que el le tocase con esa asquerosa herida que solo ella podía ver.

Se sentía como si insectos le estuviesen comiendo la carne. Recordaba que en tiempos de antaño, cuando era humano, era muy común que las heridas hechas en batalla se pudrieran con más facilidad por falta de medicamentos y métodos que hoy en día ya eran moneda corriente. Era mas fácil morirse por la infección de una amputación que porque una flecha te atravesara el pecho.

Cuando la joven comenzó a trabajar en su herida, Ezra sentía como si estuviese tirando de su piel real, primero limpiándola con sustancias que no conocía y luego tirando de ella como si estuviese pelando un pescado o un huevo. Sus manos eran eficaces, delicadas y amables al tacto, se notaba la experiencia en las manos de aquella bella mujer. El hombre solo pudo cerrar los ojos y aferrarse al borde del asiento sin emitir gemido alguno, estaba acostumbrado al dolor y tampoco quería preocupar más a Yukiko. La expresión facial de Ezra fue inmutable y así hasta que ella terminó. Mientras hablaba la escuchó, con mucha vergüenza y dolor en su interior no pudo hacer otra cosa que sincerarse con ella:

-Yuki... - La llamó por el dulce apodo que el usaba para ella. La servant vendaba su torso, sus ayudantes ya se habían ido de la habitación. Ezra levantó la mirada para encontrarse con la suya, ella jamas desviaría la mirada como sus sumisas compañeras - Fue mi culpa.. Fuimos en su búsqueda y lo encontramos, batallamos contra el.. - - El tono de su voz era tranquilo, pero demasiado serio para como el solía hablarle a su amiga.-  En determinado momento logró escabullirse y nos separamos para cubrir mas terreno, como éramos impares decidí tomar la iniciativa de ir solo... fui un idiota… Me creí lo suficientemente fuerte para enfrentarlo solo -  - Yukiko lo miraba con aquellos ojos profundos.. ¿como podía verla a los ojos después de decirle que por su temerario accionar ahora habían heridos en su templo? Ezra se revolvió el pelo un poco desordenado con nerviosismo.  – ¿Te das cuenta que mi error podría haberle hecho mucho mas daño a esa pobre gente?
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Vie Feb 20, 2015 8:04 pm

Limpió la herida, debió usar su magia para curarlo, pero no era lo suficientemente fuerte como para curarla por completo, y cuando su energía casi se agotó, dejó de usar la magia, estaba agotada. Fueron de ahí a otro cuarto, en donde comenzó a tratar su herida, a vendarla, tendría que seguir con las curaciones, esa herida mágica ni siquiera en  el mundo del Ocaso podría curarse. Yukiko estaba silente, concentrada y demasiado agotada por el trabajo que le había dado Erza con su espalda, por eso no le respondió cosa alguna a sus palabras,  el ánimo era demasiado triste y en ese preciso momento, Yukiko no estaba concentrada en consolarlo, sino en curarlo, por eso cuando  terminó de vendarlo, se sentó delante de él, en perfecta posición, tan típico en ella.

- no sé si hubieran podido o no, realmente no lo sé, pero sí subestimaste la situación, pero no sabían a que se enfrentaban, yo recién ahora puedo saberlo por lo que me han contado, creo... que incluso pudieron morir, tú pudiste desaparecer... --Yukiko se encoge de hombros.

- Erza-sama, estas muy débil, si quieres podemos ir al Barón rojo... bueno, tú y ya sabes, tener sexo con alguna de las chicas que tienen ahí - Yukiko se sonroja ligeramente - aún quedan horas de la noche, y esa herida no sanará en el Ocaso, es una herida producida por a magia, incluso creo que dejará cicatriz  - bajó la mirada, ambos sabían que el placer sexual era un elemento importante para obtener energía, y aunque no necesitaban estar haciéndolo, porque podían consumir la que producían otros, el hacerlo era una enorme fuerte, pero Yukiko parecía nunca haberla usado, por lo menos, nadie se había jactado de haberla tenido.

- en fin...- miró sus manos, estaban temblando - usé mucha energía, y aún así no pude curarte, soy muy débil aquí aún, no es como en el ocaso... me siento como una niña, Erza - suspiró la chica,  mirando sus manos - Erza-sama, no vuelva a ponerse en peligro de una manera tonta, que sino, quedaría sola en este mundo, y estaría muy sola - Yukiko se encoge de hombros, haciendo esos gestos más infantiles que él podría recordar, era la joven  que quiso, pero que no recordaba, mas su cuerpo si lo sentía, era ella, y la mano de la chica a su cabello,  como un gatito, era ella.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Sáb Feb 21, 2015 1:31 am

Tenía tanta razon la joven de cabellos oscuros había subestimado toda la situación.
-Lo cierto es que ahora debemos encontrarlo... - Yukiko se encontraba a un perfecto metro de el, parecía casi medido centímetro a centímetro con regla. Sus ropas se veían un poco arrugadas en las mangas por todo el movimiento, aquellas telas no fueron hechas para usarlas con ese tipo de trabajo. - Al menos pude sacar algo de el, lo dejé en manos de los casters... - el la miró de reojo mientras se colocaba la camisa nuevamente y abotonaba sus botones. - Te lo hubiera dejado a ti, pero ya sabes.. Despues de mi error no podía objetar mucho. Le logré cortar una mano a la entidad, se lo tuve que dar a los casters para que lo estudiaran. Me dijeron que lo encerrarian en un frasco magico para que la mano no volviese a su dueño - Se encongió en hombros en lo que se terminaba de arreglar las mangas.

En cuanto la vió sonrojarse no pudo evitar reírse, se veía tan tierna cuando se comportaba así. No pudo pensar mucho mas, Yukiko hablando de sexo era algo que no había pasado en 50 años de amistad. Esto le parecía hilarante y le daba mucha curiosidad.

- No se si lo sabes... -
Profundizó un poco su voz y se acercó un poco mas a ella tratando de ignorar un poco el dolor de su espalda que disminuía gracias al tratamiento de la chica. - Yo no pago por sexo, no me gusta que finjan por unas monedas, me gusta que con quien yo esté me desee y que yo la desee a ella... - Mientras hablaba arreglaba las solapas de la túnica de Yukiko, alisaba los pliegues al rededor de su pecho y su cuello, le sacaba las arrugas, siendo muy cuidadoso y delicado, tratando de ser respetuoso. Así también arregló sus mangas. Se encontraba tan cerca como jamás había estado, siempre había una barrera invisible sobre ella que inconscientemente le hacía estar alejado. ¿Como es que no se había dado cuenta de lo mucho que le gustaba tocarla?

50 años... aproximadamente... Tenía que recordarse a si mismo que debía mantener esa barrera, para no asustarla principalmente. Era la primera vez en años que se planteaba esta relación como algo mas que una amistad.

- No me gusta alquilar mujeres, tratarlas como objetos... Me gusta tomarme mi tiempo... - Dijo con la voz muy baja, solo ella podría haberlo escuchado. Acomodó un mechon de su pelo que se había salido de su lugar. Sentía su corazón desbocado...- ¿Que tienes en mente para revitalizarnos? Imaginaras que doy por desechado "El Barón rojo" - Sonrió divertido como un niño cambiando su actitud de un momento a otro. Se alejó de ella resistiendo la tentación de besarla.

En ese momento se abrió la puerta de par en par, una nerviosa aprendiz cruzó la abertura y sus ojos quedaron como platos al ver que el lider de Priorato se alejaba suavemente de su maestra con una sonrisa pícara en sus labios. La chica se sonrojó terriblemente y dejó al lado de Yukiko una mesita con te como antes tuvieron el la anterior habitación. Sin despegar la mirada del piso se dirigió a la puerta nuevamente. Ezra solo terminó de abotonarse la camisa que estaba a medio camino de cerrarla, cuando la chica salió el sonrió. - ¿Que crees que habrá pensado? - Miró complice a su amiga.

Conocia a esa chica, creia recordar su nombre... "Midori"... Verde en japonés, le gustaba el color verde. ¿Porque sabía que el color verde se decía "Midori"? A veces creía entender otros idiomas o frases de ellos... Le pasaba con varias cosas, tal vez eran recuerdos perdidos de su anterior vida o recuerdos perdidos de su vida como Servant..

avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Dom Feb 22, 2015 1:03 am

Entonces existe una prueba de aquella criatura, había cortado su mano, y esta había sido apresada y estaba siendo estudiada por sus superiores. Agradable idea, saber un poco más sobre aquella criatura para saber como atacarla, apresarla y detener la matanza que estaban desatando. Yukiko pensaba en eso. cuando su compañero intentó dar un paso más, uno que descolocó a Yukiko, paralizándola mientras le hablaba sobre sexo, sobre placer, y sobre que no le gustaba pagar por él, sabía que habían algunas Servants que no cobraban en dinero, pero no pudo ni decirle eso, Erza estaba encima de ella, y por unos segundos imaginó que de esos labios varoniles iba a salir una frase de la que ambos se iban a arrepentir: "hagamos el amor", porque no imaginaba a Erza diciéndolo de otra manera que no era de esa, o "te amo", o esas cursilerias románticas que estaban borradas del léxico de la joven.

YUkiko quedó con sus ojos abiertos de par en par, lo almendrados de estos casi había desaparecido ante la perplejidad de aquel movimiento de Erza, tocarla, sus dedos rozando su piel y un escalofrío que la recorrió por completo, acelerando su corazón. Sus mejillas se encendieron y esa energía, una dulce energía que Erza podía sentir, era desatada por esas sensaciones. Erza se daría cuenta que Yukiko producía una energía exquisita.

Las puertas se abrieron, y ambos retomaron la distancia de nuevo, más bien Erza, porque Yukiko seguía en su lugar, ligeramente inclinada hacia delante. Sentía la electricidad corriendo por su cuerpo, pero cuando pudo controlarse, arrugó el ceño y se puso de pie, tan rápido como si estuviera impulsada por un resorte.

- lo que haya pensado fue por su culpa... Erza-sama - era su líder, debía recordar que era su líder, antes que su amigo - no vuelva a insinuarse así conmigo, yo no estaba bromeando, y para relativizarse, puede volver al Ocaso, o quedarse en el templo- desvió sus mirada, y tomó la bandeja que la chica había dejado, y se la dejó encima.

- este té lo va a relajar, puede dormir, debe descansar - se notaba tensa, molesta, pero era una careta para no correr por la habitación como una adolescente, no correspondía ese tipo de comportamientos en ella, debía mantenerse rígida y serena, aunque sus mejillas seguían rojas, y seguía expidiendo esa energía deliciosa.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Lun Feb 23, 2015 1:01 am

Ella tenía algo que despertaba un encuentro de sensaciones bien diversas en Ezra, como un estupor que le hacía ver borroso el restro de la habitación. Fué así desde que comenzó su jugueteo, inconscientemente se sentía como hechizado por ella. Ezra parpadeó varias veces mientras ella se alejaba de el. Había algo dentro de el que pedía que ella no se alejara, lo sintió casi como una herida, probablemente eran efectos de los medicamentos que hebía consumido.

-Yukiko - Rara vez le decía así. Su voz no era dulce pero tampoco muy dura, era tranquila, así como el demostraba ser. - No creo que deba importarte lo que una niña vio de algo que nunca pasó. A demás si asi fuera ¿Que importa? Yo soy un hombre y tu una mujer, nos debemos a nuestros deberes, podemos vivir lo que queramos siempre cuando nuestros placeres no pisen nuestras obligaciones.

Por alguna razon se sentía terriblemente molesto, no lo demostraba, claramente. No era del tipo de personas que histeriqueara cada sentimiento que sintiiera. Se sentía un pequeño, no entendía si era porque no había seguido su broma o si porque ella no lo consideraba. ¿O si lo hacía? Como su amigo probablemente lo hiciera, ¿pero alguna vez lo había hecho como algo mas?
Se sentía un tanto confundido y lo peor de todo es que no podía dejar de mirarla mientras le hablaba y lo rechazaba molesta.

Le hizo caso, bebió un poco de té desviando por un momento su clara mirada de ella. Los nudillos de su mano estaban lastimados por entrenar, su cuerpo estaba lleno de cicatrices varias de viejas batallas, no solo la última. Ezra respiró profundamente para calmarse, no solía alterarse por casi nada, exteriormente se veía como un respoplo cansado. También le hizo caso en lo siguiente, en no insinuarsele de esa manera. Tenía una duda que le carcomía la mente desde hace unos minutos, probablemente hace años pero estaba seguro que se lo negaba antes de que se le cruzara siquiera imaginarlo.

Lo cierto es que a veces se encontraba soñando con ella, a veces dormido, a veces despierto... Tal vez tuvo que pasar esto para que se diera cuenta que no podía seguir en silencio.

-No es necesario que te pongas de esa manera Yukiko, ya estoy mejor. No soy un niñato que se debilita tan facilmente, tu sabes a las cosas que me he enfrentado. - Bebió té con su tranquilidad Zen mientras la miraba a los ojos nuevamente. Luego le sirvió té a su amiga - Toma asiento, tengo algo que preguntarte.. Tienes que entender que no es mi intención ofenderte, eres muy importante para mi. - Su tono fue un tanto respetuoso pero tambien un poco imperativo. La chica seguía terriblemente sonrojada y Ezra estaba cada vez mas curioso por saber su respuesta. - Eres una mujer hermosa Yuki, realmente hermosa y no solo hablo de lo exterior, creo que debo ser una de las pocas personas que han visto lo que hay en ti, que han podido notar tu grandeza. Pero tengo que una duda hace un buen tiempo y que no he podido llegar a ver detrás de ese hermoso corazón coraza que tienes. ¿Alguna vez has deseado tener algo mas que una amistad conmigo? ¿Ahora lo has imaginado? ... - Espero un momento para seguir- Luego de responderme puedes preguntarme lo que quieras... - Su voz varió mucho desde que comenzó a hablarle hasta que terminó, al realizar su pregunta se le notaba nervioso y tal vez un poco avergonzado por su directa pregunta, la verguenza no era algo que Ezra demostrase a sus anchas, siempre parecía un hombre muy seguro de si mismo.


avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Lun Feb 23, 2015 10:54 am

Parecía que lo había ofendido, porque Erza la comenzó a reprender por ser tan seria, por preocuparse de que aquella chica hubiera pensando algo que no correspondía, pero Yukiko no reconocería, abiertamente por lo menos, que había exagrado, así que sólo respingó la nariz un poco, y miró a otro lado, pensando que ya no tocaría más el tema o que se recostaría para descasar, Yukiko hizo un pequeño suspiro y se disponía a irse, escapar raudamente cuando Erza avanza hacia una pregunta que no esperaba que la hiciera.

¿se había planteado el estar con él?, ¿el tener algo más que una relación de amistad?. Yukiko abrió de nuevo sus ojos, endureciendo el rictus de sus labios, ¿lo había hecho?. Es decir no, siempre lo había visto como su superior, como su protector, su aliado, su amigo, porque plantearse algo más era inverosímil, pero habían cosas de él que le hacían sentir bien, una sensación agradable en el pecho, como una compañía que conocía, y ahí, ella intentaba evitar esas sensaciones ¿y si Erza estuvo con ella cuando estuvo viva?, ¿si no pudiera soportar aquello?. Por eso esa distancia... hasta ahora que él intentaba indagar un poco más en ella.

- Erza-sama.... ¿que cosas pregunta? - seguía roja - yo... eh... yo... - toma del té, un sorbo muy largo - ¿por qué pregunta est?o.... digo, no es necesario, tantos años, y nunca... - hizo un puchero - yo... - rodó sus ojos, y su cuerpo comenzó a brillar en muchos puntos de luz, hasta que cambió su forma, y transformándose en un gato, un peludo gato que movía su cola de lado a lado. Yukiko de gato era mucho más dócil, hasta dulce. y saltó a sus brazos, colocando sus patitas en el pecho de Erza, Yukiko podía hablar en esa forma, pero Erza no lo sabía, así que se aprovecharía de eso.

Ronroneo, con las pupilas dilatadas y con su hociquito cerca de la barbilla de él, quería decirle que si sentía algo, pero siempre lo había ignorado, hasta ese momento, en que se le hizo demasiado evidente, y ahora no quería reconocerlo. Puso su cabecita peluda contra la cabeza de él, restregándola y dándole una lamida en su mejilla con su languita rasposa. Era un beso,el primero de ambos.

gato:
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Lun Feb 23, 2015 7:59 pm

Nunca le había visto de esa manera, jamas había notado en ella un estado de nerviosismo o vergüenza. Le encontraba inmensamente atractiva de esa manera, sus pupilas dilatadas y brillantes, sus mejillas y sus labios sonrosados contrastando con la blanca piel en la penumbra de la noche.

Mientras la chica balbuceaba, Ezra solo podía morderse el labio inferior para evitar sonreír o para evitar pararse a callarla con un beso, era muy linda esa imagen de ella de adolescente tímida y nerviosa. Logró no besarle, pero su postura era muy tentadora como para no esbozarle una incrédula sonrisa. Yukiko tenía un aura radiante y encantadora, Ezra no entendía como podía notarla, sus capacidades extra corporales eran casi nulas y eso que era un servant.
Al transformarse en forma gatuna solo pudo lanzar una carcajada, probablemente si había alguien escuchando desde la puerta podía pensar cualquier cosa, menos creer que estaban curando la herida de Ezra. El hecho que la gata se haya echado en su pecho y le hubiese lamido, demostraba que su respuesta era positiva. El le gustaba ya no tenía dudas, aunque probablemente la versión gatuna de Yukiko era mucho mas efusiva que su versión humana. Increíblemente era mucho mas fácil deducir lo que ella sentía siendo un felino que siendo la mujer reacia que demostraba ser.

Esbozó una sonrisa cuando sintió la áspera lengua de la gata besándolo a su manera, miró aquellos hermosos ojos y besó efusivamente su pequeño y rosado hocico, la gatita solo ronroneaba y apoyaba su cabeza en su pecho. -¿Eres una pequeña dulce y cobarde lo sabes? - Comentó jueguetón rascandole suavemente la espalda a la felina. - Tomaré este comportamiento como un si. -Le surró a la gatita mientras Ezra dedicaba a recostarse en un futon que había en el suelo, lo mas normal sería que se sacase la ropa, pero aquella gata no era una gata común y corriente, aun era su amiga por mucho que se gustasen. Se tapó con las sábanas y contra su pecho recostó a la gatita dandole a entender que iba a dormir y que no lo haría solo. Sus movimientos no eran bruscos pero tampoco débiles, como de una persona que sabe lo que hace y lo hace con decición. Ezra simplemente deseó que fuese humana, estar a su lado le hacía sentir mucho mejor, a demas de revitalizado tambien bastante alegre y eso era algo que no se fingía, simplemente pasaba.
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Lun Feb 23, 2015 10:42 pm

¿era un sí? la había atrapado, Yukiko, como gato, se había dado cuenta que quedarse callada no había ayudado en nada, sino que había sido más evidente su interés en Erza, Yukiko movió la cola de lado a lado, y se acurrucó a su lado, Erza iba a dormir, debía estar agotado, y aún quedaban horas de noche, antes de tener que volver al Ocaso, aunque en el templo podían quedarse más tiempo. Yukiko-neko estiró sus patas y bostezó mostrando sus dientesitos.

Habrán dormido algunas horas, no se dieron cuenta, pero Yukiko despertó cuando faltaban muy poco para el alba, aún como gato ronroneo un poco, y su cuerpo se volvió a iluminar, transformándose en su figura humana. Erza la tendría apresada de su cintura, durmiendo sobre su hombro. Yukiko miró sus cabellos, pero no se movió hasta que se dijo que había sido suficiente. Intentando no despertarlo, se sentó en el futón y alisó su largo cabello negro, echándoselo hacia delante.

- Erza-sama, es hora de despertar - no se giró hacia él, seguía ordenando su cabello - pronto será el alba, y deberá volver a la academia, - ella estaría relegada al templo, no podría salir a ningún lugar, pero ahí, podría atender a todos los que llegaran por ayuda.

Yukiko suspiró de nuevo, no sabía cómo quedarían las cosas, esperaba que Erza no intentara entrar más en aquel tema, algo en ella le decía que no correspondía, que de hacerlo, sería doloroso, pero al mismo tiempo no podía separarse de él, se giró y lo quedó mirando, sonriendo, alargando su helada mano para acariciar sus cabellos.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Mar Feb 24, 2015 9:26 am

El estaba sentado en posicion de seiza sobre un suelo de madera, las paredes parecían ser biombos de papel de arroz. Se podía ver como atravéz de las finas capas del papel se traslucían unas farolas encendidas del pasillo. No parecía ser que la luz viniera de luz eléctrica, parecía mas bien algún tipo de lampara de aceite o velas. El solo esperaba sentado en la inmaculada habitación, le dolía todo el cuerpo, como si se hubiese roto algún hueso o llegase de una larga batalla. Vestía una armadura de antaño, pero una muy distinta a la que solía tener en su mente cuando pensaba en su vida humana.

La puerta se abrió de par en par, una mujer con nerviosismo reflejado en su rostro, casi ataque de pánico lo miraba incrédula desde la abertura. Entendía su reacción la armadura que llevaba puesta estaba bañada en sangre seca. Ezra solo giró la cabeza para verla, era Yukiko, solo que muchos años atrás. Sus ojos reflejaban inocencia y amor al verlo, algo que sorprendió bastante a el hombre. Pero antes que cualquier otro pensamiento se cruzase por la mente del guerrero ella se lanzó a el y le abrazó con fuerza.

-Te dije que volvería - No sabía porque había hecho eso, no podía controlar su cuerpo, solo podía sentir y ser expectador. Ezra se sacó la mascara de demonio japonés y sin dudarlo la besó.

...

Unos delicados dedos le acariciaban el pelo. Ezra solo se dejó acariciar, adoraba aquel contacto dulce, reconocía aquel contacto no era algo reciente. Abrió los ojos y la chica de sus sueños estaba allí, unos tantos años mas tarde sonriendole. El se incorporó hasta quedar frente a ella y le abrazó, apoyó su rostro en el hueco entre su cuello y su hombro e inspiró su fragante aroma. Entendió quien era, no tenía todos los detalles en su mente, pero sabía que ella era esa persona imporatante para el.

- Yuki, quiero besarte. - No la besaría sin su permiso o sin una señal de que ella tambien lo deseara. Pensó en la Yukiko de sus suños, nerviosa y con esa mirada tan suya. Temía verla a los ojos, no quería ver desprecio o rechazo, quería a su Yuki. No podía decirle nada, no podía ponerla en esa postura o obligarla a que sean algo que ya no eran. Esto debía salir de ella si realmente lo sentía.

Armor:
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Miér Feb 25, 2015 11:50 pm

Se miraron a los ojos,Erza quería besarla, Yukiko quedó sin poder responderle, una parte de ella quería sentirlo, sus labios, pero la otra parte sabía que no debía hacerlo, Yukiko se mordió el labio inferior, y bajó la cabeza, su cabello cubrió en parte su blanco rostro, lentamente fue despareciendo entre sus cabellos negros.

- Erza-sama.. también lo deseo... pero siento que no... que no debemos... siento... que si lo hacemos no habrá posibilidades de retroceder, y que si lo hacemos.. algo terrible pasará, siempre he sentido lo mismo contigo, un miedo insoslayable a tocarte, a sentirte, a desearte... tengo miedo de ti... Erza - lo miró a los ojos, una lágrima que se congeló rodó por su mejilla, y la perla cayó en las manos.

- a veces siento.. que nos conocimos antes, y eso me da miedo... ¿que tal si es así y empezamos a martirizarnos por nuestro pasado, y perdemos nuestra consciencia? no puedo arriesgarnos a eso... sé que ahora lo sentiste, sino, no me hubieras dicho esto...- Yukiko se fue alejando de él, lentamente, sabía que le dolería aquello a Erza, que incluso le molestaría, pero había visto a almas volverse seres grises y perderse en el limbo.

- Erza-sama... usted es mi líder... mi superior... debemos mantener esa forma... no importa lo que sintamos, debemos... mantenernos... así - apretó los ojos, se imaginó besándolo, y esa imagen le encantó, pero la aterró al mismo tiempo.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Vie Feb 27, 2015 10:20 pm

Ezra parpadeó varias veces antes de volver a mirarla, el sabía en su interior porque ella era tan importante, solamente que no conocía toda la historia. Sabía que era una historia dolorosa para ambos, cubierta de color carmesí, de sangre, matanza y pasión. Probablemente era buena la razón por la cual no recordaba como vivieron, lo mejor era olvidar el porque. Había algo de lo que no podían escapar, ese algo era verdadero y ningún conjuro, ni 50 ni 200 años los harían olvidar lo que Ezra sentía por ella. Solo bastó atravesar esa dura coraza invisible para que todos esos sentimientos volvieran a aflorar, ahora ya no quería separarse, no podía.

Se sintió realmente triste al escucharle decir que le tenía miedo, no estaba muy seguro si le tenía miedo a el o a la situación, a verse débil ante una situación que probablemente no podía controlar. El solo temía lastimarle, no le importaba si el recibía un par de golpes, de eso estaba seguro.

- No temas, Yuki.. No te alejes de mi...- No le permitió alejarse de el, no le gustaba y sabía que ella tampoco quería. Cuando se alejó simplemente le volvió a tomar de la mano.- Te cuidaré como siempre, no recordemos el pasado, si algún día lo recordamos, mirémoslo con la melancolía que se merece. De nada servirá martirizarnos por lo que ya se hizo. - Besó la frente de la chica para tranquilizarla. La abrazó con fuerza, como nunca le había abrazado. Acarició su largo cabello y su espalda mientras la abrazaba, finalmente la separó un poco de sí y la miró hasta que su clara mirada se encontró con la suya. Ella temía, pero también deseaba, nunca había visto esa mirada en su amiga y jamas había sido tan consciente de que el podía sentir ese sentimiento por alguien.

El aura de Yukiko era increíblemente atrayente, no podía expicar como pero la veía, era una mezcla de sensaciones como poder ver una deliciosa fragancia o una caricia. Ezra no quiso pensar mas ni verle así, solo quería hacerle cambiar de idea, hacerle sonreir.
-Ah Yuki - Suspiró - No digas mas.. -La calló besandole las mejillas y la nariz entre risillas.  - Vamos, no pienses tanto y bésame.
La agarró de la cintura colocó sus labios muy cerca de los de ella, besando sus comisuras para sacarle una sonrisa.
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Lun Mar 02, 2015 1:14 am

Erza parecía no comprender lo que podía pasar a cada uno,por algo los servants no podían recordar lo que fueron, era demasiado peligroso algo así, sin embargo, el servant no dudaba en sujetarla, y juguetear con ella, rozando sus mejillas con sus labios, su nariz, y pidiéndole otra vez otro beso, un beso dulce, Yukiko respingó la nariz, y se echó para atrás, pero era sostenida por él, sujetándola por la cintura, no la iba a dejar partir.

- Erza-sama... ¿en serio no se da cuenta de lo que puede pasar? -le pregunta de nuevo, esta vez molesta, pone sus manos en sus solapas, pero Erza no se daría por vencido, definitivamente no lo haría. Yukiko hizo un mohín con los labios y de reojo lo observó. Tragó saliva, un beso...¿qué mal podría haber en un beso que ambos querían?. Yukiko fue cediendo, y lentamente se fue inclinando, más y más, hasta que sus labios helados quedaron sobre los labios de Erza, y de ahí, sintió como todo su cuerpo reaccionaba. Tembló de nuevo, sus manos estaban tensas, pero fue bajando la tensión a medida que sus bocas fueron jugando, más y más, y más, sus labios, se entrecruzaron, y acompasaron sus movimientos,hasta que el aliento de Erza se mezcló con el aliento de la yukki ona. Eran deliciosos esos labios.

Yukiko fue envolviéndolo con sus brazos, y se acomodó contra su pecho, de ahí, sus manos bajaron por sus brazos desnudos, y tuvo la idea de volverse a transformar en gato, pero no se atrevió, quería seguir besándolo.

Y ahí vino el primer dolor. Yukiko se quejó, pero no terminó el beso con Erza, y luego otro intenso dolor en su pecho, Yukiko gritó, y se inclinó hacia delante, cayendo en los brazos de Erza. Otra vez se quejó, - me falta... el aire.. Erza... me duele mucho...- se toca el pecho, y debe separarse de él de nuevo, se arrastró hasta llegar a la ventana, y cuando tuvo a varios metros de él, por fin dejó de doler. Las imágenes de sus recuerdos comenzaron a llegar, pero nada era claro, sólo el rostro de Erza era constante.

- no... te me acerques... Erza-sama.. no...- se mira el pecho, estaba sangrando, era donde la habían herido cuando la habían matado, y ahora, su cuerpo comenzaba a sangrar, como si fuera a morir de nuevo.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Lun Mar 02, 2015 8:36 am

El contraste de su calor y del frío de la piel de Yukiko le golpeó  como una corriente eléctrica, esta le recorrió la espalda y hasta le erizó la piel. Los labios de la chica eran mejor de lo que jamas hubiese imaginado, demasiado suaves y tentadores, así como para acariciarlos con los suyos suavemente. No solo era la forma y la textura, tambien el modo que ella tenia de abrazarlo, en acurrucarse entre sus brazos como si quisiera tenerlo mas cerca y que el le llenara todos los huecos que tenía en su interior. En determinado momento aquel beso comenzó a acelerarlo un poco mas de la cuenta, su cabeza se encontraba en un limbo, entre sus femeninos labios, su delicada y pequeña cintura debajo de sus manos, el le acariciaba con demasiada ternura para lo que realmente la chica estaba provocando en el. Luego de años Ezra se permitía fantasear con el hermoso cuerpo de su amiga, ese cuerpo que estaba tan pegado al suyo y que sentía tan bien gracias a las delgadas ropas de Yuki, bendecía a los dioses aquel regalo.

..

Entonces, sintió aquel ruido, como un gruñido ahogado de una garganta reseca, ese ruido que hace la gente antes de morir. En el aire se podía oler aquel olor tan característico, ese arma era el olor de la matanza; Sangre, sudor, bosta de caballo y tierra. El aire era espeso, una nube de polvo lo rodeaba, Ezra estaba atónito, parado en el medio de un descampado con hombres peleando a su alrededor, estos hombres llevaban unas armaduras muy similares a las que el llevaba en su anterior sueño, pero tal vez no tan finas. Parecía que era un fantasma ya que los hombres no lo podían ver ni tocar. Atravezó el campo lleno de muertos y heridos, la batalla terminaba y solo quedaban cadáveres, parecía que nadie ganaba, en estas cosas nadie ganaba mas alla de lo que se puede contar en los libros de historia. Tres metros a su izquierda un hombre abrazaba un cuerpo bañado en sangre. Ezra se lamentó por aquel hombre. El hombre lloraba, gritaba y maldecía, se aferraba a aquel cuerpo como si la vida se le fuera con aquel ser ya fallecido.

Ezra lo observaba, no podía verle el rostro, solo veía que cada tanto algun compañero se acercaba a consolarlo o a querer sacarlo de allí, pero era inutil el solo miraba el cuerpo teñido de color carmesí. Si alguien lo tocaba el gritaba enceguecido por la ira y la anguistia y  los amenzaba con su katana...

Esa katana la reconocía, tambien la armadura... Se acercó un poco mas.

..

Dió una bocanada de aire, como quien sale del agua despues de aguantar la respiración un buen rato. Su respiración era agitada, Yukiko se encontraba en la esquina opuesta de la habitación. Se miraba el pecho horrorizada, Ezra no entendía porque, no lograba ver lo que ella tenía, que tanto dolor le había ocacionado. Había visto este tipo de cosas, estas alucinaciones eran cuenta corriente en algunos servats un poco menos dotados que Yukiko. Se acercó a ella suavemente como a un animal herido.

-Yuki.. Lo siento, no te dañaré -
Su voz salía ahogada. No podía sacar de su mente a su yo del pasado, llorando y gritando encima del cuerpo de la antigua Yukiko, abrazándola, besando su cadaver. Las heridas mas fuertes parecían haber sido en el pecho, como si una maza le hubiese golpeado el pecho. -Entiendo.. No te volveré a besar ni a insistir jamas.. Lo siento yuki.. realmente lo siento, solucionaré esto. - Tomó a la temblorosa yuki del suelo y le volvió a acomodar en la cama, la tapó y acarició su pelo para calmarla.

-No he sido sincero contigo Yuki... Lo siento tanto - Miraba su rostro mas pálido de lo normal, Yuki parecía perdida. Ezra cerró los ojos con fuerza y se frotó los párpados con una mano, con la otra seguía acariciando a Yuki, no quería dejarla pero sabía que ese era su límite.
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Mar Mar 03, 2015 11:31 pm

Había una batall cruenta, en Japón también se luchó por la celosía, y luego se trasladó a la cuidad de Middlebug, donde cazaron a los que habían intentado destruir el equilibrio, hasta ese lugar había llegado Yukiko, junto a su marido, y luchado codo a codo con él, pero aquel hombre no soportó lo que había descubierto, el corazón de su mujer pertenecía a otro ser, un servant, algo prohibido. Se llenó de odio y en medio del campo de batalla, al ver a ambos juntos, buscó la manera de vengarse. Su masa golpeó el pecho de Yukiko y luego comenzó a ahorcarla, la amaba de una manera desquiciada, y debía ser de ella, sólo de ella, y ella se resistió, el hombre sacó su puñal y se lo enteró en su pecho, ahora ella no sería de nonguno de los dos. Estaba muerta entre sus manos, y la dejó abandonada, sólo al tiempo la encontró Erza, y lloró sobre su pecho, ya sin vida, su amada había abandonado aquel mundo para siempre.

Yukiko estaba temblando, su pecho seguía sangrando, y sus manos intentaban curar su herida, cuando él volvió a acercarse, Yukiko movió sus manos para impedir que lo hiciera, pero Erza la tomò e brazos, y la llevó a su cama, la herida se fue cerrando, y la sumió en un sopor terrible, que la obligó a cerrar sus ojos. Estaba perdida, y sólo en el calor del pecho de Erza parecía calmarse.

En la cama, cogió su mano, y lo hizo que no se moviera, quería seguir abrazada a èl, temblando como una niñita pequeña, muerta de miedo, y sin poder serenarse, jamàs la habia visto así,jamás, Yukiko nunca sentía miedo, nunca.

- no sé... qué sucede... casi muero... o eso sentí... debe ser una maldición... Erza-san... eso debe ser, por alguna razón, està prohibido que nos queramos... algo debimos hacer.. no agites las aguas, tengo miedo a descubrir lo que hay - temblaba la joven, y buscaba sus ojos, moría de ganas de besarlo,pero sin atreverse a hacerlo, debía ser una maldición - pero... dime... ¿qué me ocultas?- parece volver a recuperar sus energías,y logra sentarse en la cama, sujetada de sus manos.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Ezra el Miér Mar 04, 2015 2:12 am

Ezra apoyó su frente sobre la de ella, aun tomando sus manos. Yuki tenía la mirada cansada, los párpados ligeramente hinchados, a el le parecía igualmente perfecta, a pesar de sus temblores, de su mirada un tanto vacía.

-Nadie mas que tu merece sinceridad. - Ezra bajó su cabeza, se sentía un cobarde, no podía ni mirarla a los ojos el solo jugaba con un mechón de pelo de Yukiko que había caído arriba de sus manos unidas. Comenzó a hablar casi atropellando las palabras que salían de su boca, hablando muy bajo, pero finalmente diciendo todo lo que recordaba. - No es de conocimiento público que yo cada tanto pierdo memoria de algunos eventos importantes de mi vida, tu eres una de las pocas que maneja esta información y que sabes que todo lo que escribo en mis cuadernos confirman la veracidad de mis palabras. No los he leído todos claro está, pero si he leído lo que me parecía que debía confirmar como lo siguiente que te voy a contar. - Ezra suspiró antes de continuar, tomó valor para volver a mirarla y no besarla, tenía miedo que volviese a pasar lo que hace un rato, no quería herirla, pero aún tenía la ternura de sus labios en los suyos. Tuvo que mordizquearse su boca para matar un poco la ansiedad.

-Antes que pasara esto tuve una visión. Bueno, mientras pasaba. - Se recostó contra la pared y apoyó a Yuki contra su pecho, ella parecía tan docil como cuando se había transformado en un gato, adoraba esta versión suya. - Te sonará extraño, pero vi tu muerte.. Tu muerte humana.. - La voz de Ezra trataba de ser inmutable, pero la angustia que le habpia generado ver la muerte de su amiga se le notaba en todo el rostro. - Estabas en un campo, tirada... Yo.. No podia, no quería alejarme de ti, no quería que nadie se acercara a ti.. Si lo encontraba, si lo agarraba con mis manos lo asesinaba Yuki - No sabía como esas palabras salían de su propia boca, en el interior en entendía de lo que estaba hablando.

De repente unas imagenes comenzaron a entrar en su cabeza como una bala, varias situaciones de su vida con Yuki.. Haciendole reir, paseando con ella, haciendo el amor con ella, la distancia frente a la gente, sus hijos.. Esos hijos no eran de el, eran de ella, cuando el la conoció.. ¿Ya estaba casada? Entonces, una imagen se almacenó un tiempo mas que el resto, el rostro de un bebé de ojos azul zafiro, como los suyos, pero una mirada inteligente como la de yuki, su boca. Sin embargo el recién nacido tenía el cabello blanco, blanco como la nieve.
Ezra se sentía ciego, solo podía ver esas imágenes, sin embargo sentía como por sus mejillas se deslizaban gruesas lágrimas. Era la primera vez que Ezra lloraba en años, probablemente desde que había sido un crío humano. Cuando las imagenes dejaron de pasar se atrevió a mirar a Yukiko.

-Tu eras casada y lo odiabas tanto, el te asesino... Yo...
- otra imagen resurgió en su mente - Yo lo mate... No te voy a decir como, no me estoy sintiendo orgulloso de lo que le hice.. Yo, tomé su alma y la encerré - Ezra miró a su derecha e hizo una larga pausa, las imagenes llegaban como una lluvia. - Me vengué encerrandolo en su pequeño y oscuro purgatorio.. Nada justifica lo que hice, pero volvería a hacerlo. -Tragó saliva y con un hilo de voz continuó - Tuvimos una niña, así descubrió lo nuestro.. cuando ella nació.
avatar
Ezra
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Yukiko-hime el Miér Mar 04, 2015 2:33 am

- una hija... dios... Suzuka... mi hija... mis hijos... Erza... mis hijos...- se alteró la mujer, sujetándose de sus brazos, y viéndolo a los ojos - mi amor... ahora te recuerdo... dioses... Erza...- sus labios tiemblan, mientras intenta levantarse para poder besar sus labios, su boca fue de nuevo a sus labios, sin miedo a salir herida, era Erza, era su amado, y ahora ella estaba viva - Suzuka debe estar viva... debemos encontrarla - le dolía el pecho, pero se separó antes de que su herida se abriera.

El viento sopló y las ventanas vibraron, Yukiko quedó paralizada, sus ojos perdieron la vitalidad, y cayó casi como si no tuviera sobre el pecho de Erza, un horrible escalofrío lo recorrería, era como revivir era escena, cuando encontró su cuerpo sin vida, y con el pecho abierto, pero los servants cuando mueren se vuelven aire, pero él sentía el frío cuerpo de Yukiko sobre su pecho.

Y ahí apreció, una brisa que trajo los pétalos de cerezos del jardín que danzó como un pequeño torbellino, pero que no tomó forma, sin embargo, su presencia hacía palidecer todas las demás presencias que habían, incluso la de Erza, y sobre todo la de Yukiko, que había desaparecido por completo.

- Erza, se te concede el favor de traerla a la vida, ¿y así pagas?, revelando un pasado que se les tenía prohibido - él sabe quien es, es Anja, o por lo menos parte de su presencia - ambos jamás recordarían lo que habían vivido, se te dijo que deberías permanecer alejado de ella,por eso olvidaste... pero la has vuelto a buscar, desafiando a los dioses, tú castigo por haber matado a un humano fue tenerla lejos... ¿y juegas con los límites? deberías irte al mundo Sinde en este momento, ser un alma gris, como debió suceder cuando asesinaste al esposo de la mujer que amaste. - Su voz sonaba terriblemente.

- se les condenó por su amor, por el hijo de ambos, aquella niña que les fue arrebatada por violar todas las reglas, que vergüenza...- sigue girando, y revuelve las cosas en el cuarto - ella nunca podrá recordar, y sufrirá, su alma se martirizará... al igual que la tuya, pero la tuya sabrá la verdad... - el viento les sopló en la cara, y desapareció.

Yukiko comenzó a despertar, levantándose lentamente y al verlo, parece austarse, echándose hacia atrás, era la misma de antes, con esa compostura, la mujer mira su pecho, tiene sangre, y al servant.

- Erza-sam... por favor, vuelva a la cama, - se pone de pie, no recuerda nada de lo que pasó entre los dos, se mueve otra vez con esa distancia que siempre mostró, esa distancia ansiosa de acortar la distancia, pero miedo de hacerlo. - debe descansar, sino, esa herida no sanará... es mejor que vuelva al Ocaso... ahí estará a salvo - le sonríe suavemente.
avatar
Yukiko-hime
Servant ~ Priorato
Servant ~ Priorato

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ficha
Descripción Física:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I : La Puerta al Invierno

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.